Enverdecer Nuestro Planeta

Comencé a trabajar virtualmente para Green Our Planet durante la pandemia cuando todos los estudiantes se unieron a Cooking Nutrition Lessons (lecciones de nutrición al cocinar) desde sus hogares virtualmente. Aunque trabajar con estudiantes de las edades Kínder a quinto grado es una de mis partes favoritas del trabajo, trabajar con ese grupo de edad en un entorno virtual presenta algunos obstáculos. Se necesitó cierta adaptación para entender cómo navegar la plataforma en línea y con hasta 100 estudiantes por llamada, mantener a los estudiantes comprometidos y facilitar las discusiones fue definitivamente un desafío. Con el tiempo, me adapté. Desarrollé estrategias para superar los obstáculos, y cada lección fue mejorando más y más. Aun así, a medida que cambian las políticas de la pandemia, las estrategias de enseñanza evolucionan, haciendo que la adaptación a los nuevos modelos de enseñanza sea una parte integral de mi trabajo.

Trabajar con estudiantes jóvenes en persona es uno de mis puntos fuertes, sin embargo, se pone a esos mismos niños en línea, y es algo completamente diferente. Este fue el caso con las lecciones virtuales Green Our Planet Chef Nutrition (Nutrición de Chef de Green Our Planet) que he llevado a las escuelas a las que servimos en Green Our Planet. A menudo, los participantes no compartían sus pantallas de video conmigo. Era difícil analizar la clase sin ver las caras de los estudiantes, por lo que era casi imposible saber si estaban entendiendo mi lección o si necesitaba cambiar mi método. Fue un desafío cuando los niveles de grado más jóvenes no se daban cuenta que su micrófono estaba activado o jugaban con la función de activar en su pantalla y en el chatbox. Había distracciones a cada paso, pero con el tiempo aprendí a captar su atención. Después de las primeras semanas más o menos de lecciones, pude predecir su comportamiento. Y después del primer mes, desarrollé estrategias para cortar de raíz cualquier interferencia y usar las herramientas virtuales que inicialmente eran una distracción para absorberlos en la lección. Por ejemplo, para aumentar la interacción con los estudiantes, los puse a usar el chatbox para compartir sus pensamientos y preguntas. También les pedí a los estudiantes individuales que activaran sus micrófonos para responder a preguntas y compartir sus pensamientos sobre la lección. Una vez que conseguí que la dinámica del aula virtual funcionara, los modelos de enseñanza híbridos salieron a la superficie a medida que la educación en persona estaba regresando.

A lo largo del año, los estudiantes empezaron a regresar a sus aulas, mientras que algunos todavía participaban en las lecciones desde sus hogares. Durante este tiempo, el número de estudiantes que asistían a clase en persona era relativamente bajo, por lo cual los maestros podían escuchar a los estudiantes y compartir sus respuestas conmigo virtualmente. Yo iba de un lado para otro, logrando que los estudiantes en el aula respondieran preguntas y que los estudiantes desde sus hogares respondieran preguntas.

Recientemente, las escuelas han vuelto a ser en persona. La Escuela Primaria Bartlett fue la primera escuela que enseñé con todos en el aula. Los maestros pusieron mi cara en una pantalla grande para esta lección, proyectando la lección a múltiples niveles de grado en un gimnasio. Sin saber que esta sería la estructura, se necesitó un poco de prueba y error para determinar qué estrategias de enseñanza funcionaban mejor. Por lecciones anteriores, el hacer preguntas a través del chat o activar el micrófono me permitió ver qué tan bien los estudiantes entendían el material y les permitió a los estudiantes hacer preguntas fácilmente. Sin embargo, con esta nueva plataforma, con todos los estudiantes juntos en persona, fue difícil motivar a los estudiantes utilizando mis estrategias anteriores de hacer preguntas y recibir comentarios.

Me adapté a esta lección al hacer que los estudiantes levantaran la mano si habían probado una fruta o verdura. Utilicé más lenguaje de señas (por falta de un término mejor) y gestos para evaluar la comprensión de la lección por parte de los estudiantes. Le pedí a los estudiantes que me dieran un pulgar hacia arriba, medio pulgar hacia abajo o pulgares hacia abajo. El tener a los estudiantes en persona y otros amigos y compañeros de clase, había más oportunidad para distracciones. Durante momentos de estorbo, hice que mi clase de kindergarten se levantara e hiciera saltos para que extrajeran algo de energía de su sistema y regresaran a la lección, luego relacionar la comida y la actividad física con la lección. Le pedí a los estudiantes que esperaran para hacer preguntas hacia el final de la clase. Le pedí al instructor que llamara a los estudiantes y los hiciera pararse delante de la pantalla o el micrófono para hacer sus preguntas o identificar su parte favorita de la charla.

En general, la plataforma virtual continúa cambiando y creciendo. Es en el aprender a adaptarse y crecer con los instructores, estudiantes y el contenido que los educadores pueden ayudar a mejorar la educación de futuros estudiantes. ¡Estoy contenta de ser parte del proceso!

– Sierra Kuno, Coordinadora del Programa de Chef de Nutrición / Educadora de Nutrición SNAP-Ed


Lección previa de Himan ES con estudiantes en sus hogares

Estudiantes de la lección de Barlette ES de vuelta en persona

X